Los equipos de aire acondicionado están diseñados para hacer más aceptable el clima en determinados lugares del mundo y en determinada época del año. Si bien, su función es la de enfriar las casas, creando ambientes y temperaturas más agradables, para mucha gente sigue siendo un enigma su funcionamiento. A pesar de que los equipos enfriadores tienen una gran cantidad de piezas, hay algunas que son muy importantes como los condensadores, los compresores o las válvulas de expansión, las cuales son esenciales para su buen funcionamiento.

Los condensadores son dispositivos diseñados como intercambiadores que condensan el vapor. Son los encargados de transmitir el calor de los vapores del refrigerante, proveniente del compresor. El refrigerante se licúa y pasa de un estado de vapor a estado líquido, y se enfría. El condensador disipa el calor absorbido por el evaporador y la energía del compresor.



En realidad, los condensadores son fundamentales en la industria de la refrigeración y facilitan el funcionamiento de los equipos enfriadores a través de ventiladores o circuitos cerrados de agua. Gracias a estos elementos ocurre el enfriamiento.